LA ENFERMEDAD

IMPORTANCIA DEL DIAGNÓSTICO

El diagnóstico es fundamental. Si, por ejemplo, se identifica que el caso corresponde a una demencia por Alzheimer, quizá el enfermo pueda beneficiarse de ciertos medicamentos que ayudan a disminuir el avance rápido de la enfermedad.

Si se identifica que la demencia es vascular, quizá puedan existir medidas para disminuir el riesgo de que se produzcan infartos frecuentes y de gran magnitud.

Si el caso pareciera no corresponder ni a la demencia vascular ni a la enfermedad de Alzheimer, quizá se pueda detectar alguna causa potencialmente reversible del deterioro cognitivo o intelectual, como pueden ser deficiencia de vitamina B12, depresión, u otra.
Derechos Reservados ©Copyright 2008 Alzheimer México I.A.P.