PROGRAMAS

Centro de Día

Los Centros de Día, Residencias de Día o Centros Diurnos son un recurso característicamente gerontológico (tiene que ver con los ancianos).

Los Centros de Día surgieron como una respuesta social a un fenómeno que existía detrás de muchas enfermedades y discapacidades: la jubilación. Este suceso, eminentemente económico y social, es decisivo para la salud, considerando que la jubilación quita a los ancianos, además del trabajo, un espacio de socialización, actividad física y actividad mental.

En un Centro de Día puede haber infinidad de talleres de manualidades, ocupacionales y recreativos como pueden ser: carpintería, poesía, música, baile, gimnasia, coros, ajedrez, oficios, excursionismo, plomería o jardinería. También brinda servicios como comedor, terapia física, consultorio dental y médico. En las comunidades donde existen Centros Diurnos hay, comparativamente, menos consultas médicas.

Este modelo de medio tiempo, que implica un lugar de reunión y actividades para ancianos, fue aplicado a poblaciones especiales: en nuestro caso, a personas con demencia.

Un Centro de Día para enfermos de demencia (Alzheimer o cualquier otra) tiene dos objetivos primordiales: cuidar al enfermo con demencia y apoyar al cuidador.

El cuidador primario es la persona que habitualmente atiende y satisface las necesidades del enfermo: el cónyuge, un hijo, una sobrina, una enfermera (cuidador remunerado) u otro familiar.

Un Centro Diurno, como Alzheimer México I.A.P., es una opción para que la familia del enfermo disponga de tiempo libre, evite el agobio y el riesgo de colapso del cuidador, así como el maltrato del enfermo.

También brinda a la persona con demencia un espacio de convivencia con otras personas y lo rescata como un ser social, además de otorgarle cuidados generales (alojamiento de medio tiempo, comida, asistencia en las necesidades básicas, vigilancia de la salud) y programas que lo estimulan a continuar utilizando sus capacidades físicas y mentales.

Trabajo Social

El área de Trabajo Social se encarga de:
  • Promover la rehabilitación y reinserción de la persona a la sociedad.
  • Cuidar la profilaxis psicosocial que persigue evitar la desintegración de la familia como consecuencia del impacto ocasionado por el proceso de aceptación de la enfermedad y el agotamiento físico y emocional, producto del cuidado contínuo.
  • Investigar y diagnosticar las condiciones socio-familiares en las que se encuentra inmersa la persona con demencia.
  • Detectar e intervenir en caso de maltrato por abuso u omisión.
  • Participar en un plan de tratamiento y acción social para mejorar la calidad de vida, tanto de la persona con demencia como de su entorno.
  • Proponer medidas para preservar la dinámica familiar y la estabilidad emocional, con el objeto de resolver o atenuar el o los problemas colaterales del enfermo, promoviendo así una mejor calidad de vida.

Psicología

La demencia implica un empobrecimiento de las capacidades cognitivas y cambios en la personalidad. El papel del psicólogo es de vital importancia. Es responsable de:
  • Realizar los aspectos psicológicos y neuropsicológicos de la evaluación integral del enfermo.
  • Emitir las recomendaciones de ingreso.
  • Brindar el tratamiento o decidir la baja de cada persona con demencia atendida en el Centro de Día.
  • Actualizar los expedientes psicológicos con evaluaciones periódicas.
  • Emitir reportes sobre el estado anímico y funcional del enfermo.
  • Asesorar al equipo interdisciplinario en el manejo psicológico de las personas con demencia.
  • Elaborar notas, constancias, certificados y resúmenes clínicos psicológicos.
  • Proveer atención psicológica individual, familiar o a través de grupos de autoayuda a los familiares que lo requieran.
  • Implementar programas de información a la comunidad acerca del problema social de las demencias.
  • Participar en los programas de enseñanza a estudiantes de diferentes disciplinas de la salud, a nivel técnico y profesional.
  • Promover la difusión de la problemática de las demencias en medios masivos de comunicación y foros académicos.
  • Mantener y fomentar contactos y relaciones profesionales con instituciones afines.

Gericultura

El área de Gericultura es responsable de:
  • Realizar los talleres de activación física, cognitiva y de socialización, basándose en el programa que realiza su coordinación.
  • Proporcionar, en coordinación con la cocina, la alimentación a las personas atendidas.
  • Atender las necesidades de higiene del enfermo como la asistencia al sanitario, cambio de pañal o ropa, baño, cuidar el corte e higiene de uñas y lavado de dientes.
  • Procurar la limpieza y orden de las áreas, así como mantener en buenas condiciones los utensilios de aseo personal de los enfermos: cepillo de dientes, cepillo de pelo y ropa.
  • Mantener en orden y buen estado el material de terapia recreativa y activación física.
  • Asistir a los enfermos en todas las actividades que le indique su coordinador.

Terapia Física

El terapeuta físico se dedica al tratamiento de las personas enfermas, con la ayuda de aparatos de electroterapia y medios físicos, ejercicios y técnicas de rehabilitación.

Estos procedimientos son los adecuados para acelerar el proceso natural de recuperación de las enfermedades de tipo traumático, ocasionadas por otro tipo de patología.

También trata las secuelas causadas por la demencia, como: hemiplejias, síndrome de inmovilidad, espasmos, alteraciones de postura, tendonitis, artritis reumatoide, alteraciones en el retorno venoso periférico, edemas y traumatismos, entre otros.

Los tratamientos son individuales y se usan diversas modalidades de terapia de acuerdo con el problema de cada persona, entre ellas encontramos:
  • Electroterapia.
  • Crioterapia.
  • Kinesioterapia.
  • Masoterapia.
  • Termoterapia.

Enfermería

El cuidado de la persona con demencia, quien paulatinamente pierde sus capacidades de autonomía y autocuidado, es de vital importancia en el mantenimiento de su calidad de vida física y emocional.

La tarea fundamental de la enfermería es la supervisión diaria de las condiciones de salud en enfermedades de carácter crónico o agudo que pudieran sumarse al deterioro demencial.

Trabajamos el programa llamado Vigilancia de la Salud, que incluye una serie de actividades como:
  • Toma diaria de signos vitales.
  • Elaboración de la cartilla de cuidado supervisado que consta de una exploración física completa mensual, para detectar oportunamente problemas de salud y que el enfermo sea atendido médicamente a tiempo.
  • Administración de medicamentos.
  • Curaciones.
  • Traslados en casos de urgencia.
  • Seguimiento del deterioro cognitivo a través de la aplicación de escalas de funcionalidad utilizadas dentro del área de Geriatría.
Derechos Reservados ©Copyright 2008 Alzheimer México I.A.P.